lunes, 3 de junio de 2013

Trillos y Ortigoza.



¿Hacen falta más razones?

Ya son 457 apellidos en el blog.

Creo que la seriedad con que abordo el contenido estrella de este blog, el origen de los apellidos, no implica que no pueda añadir imágenes agradables, entretenidas, divertidas a veces. Y eso hago, para que usted aborde el tema del origen de su apellido con distensión. ¡Que así sea! Ah, en “Libros de Heráldica y Genealogía” (en los enlaces de esta página) puede solicitar la historia completa del apellido (en esa página ver y pinchar Investigación Genealógica en la columna de la izquierda).
Utilizo imágenes que aparecen en Internet. Suplico disculpas a sus propietarios (Si alguna de las imágenes infringe o vulnera la privacidad o los derechos de autor, ruego que os pongáis en contacto conmigo para retirarla inmediatamente).
  

Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de las referencias que tengo y que, entre otras cosas, no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes, o donde,  se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido (abuelos, bisabuelos, etc.), para ello hay otros expertos genealogistas colaboradores de la librería. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros o nuestros colaboradores a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 304.791 apellidos (incluidos los extranjeros que se encuentran actualmente viviendo en España, y de los que hay mas de 5 individuos, o de aquellos militares que a lo largo del tiempo han sido oficiales españoles y extranjeros de nuestro Ejército) y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.




Trillos
Nada podemos decir con exactitud sobre el nacimiento de este linaje, que muy bien puede ser catalán, ya que en 1655 Pera Trillos estaba casado en Vilabertrán, en la provincia de Gerona. Aún tenemos otra ficha de 1855 que sitúa a Salvador Trillos, casado, en Castelló de Ampurias, de la misma provincia.
 
No, no es fácil encontrar imágenes del apellido Trillos,
en plural, por eso es recurrente las piezas (trillos),
empleadas para hacer la parva.
De lo que no nos cabe duda es que parte de ellos vinieron a Madrid, y que el plural del apellido se debe, como era corriente en épocas pasadas, a que se refiriese a la familia al completo: los Trillos, quedándose posteriormente de esta manera.

Gran parte de esta familia emigró a Colombia, y allí se sitúa a Antonio Trillos, en 1674, en Ocaña, Norte de Santander.

En 1880 se localiza a José Trillos Sánchez, en Abrego, también en Norte Santander, puesto que esta familia se ha extendido por diversas localidades de este estado.

 Localidades como Hacari, González, Teorema, y las anteriormente mencionadas. Más recientemente se encontraban en Barranquilla o en Floridablanca. También pasaron a México.




Ortigoza
Adriana Ortigoza, una mujer secuestrada durante tres
meses en Colombia
Hortigosa, Ortigosa, Hortigoza y Ortigoza son un mismo apellido, siendo conveniente señalar que la letra h no representa ningún sonido en la lengua española, y se mantiene en la escritura por motivos históricos, en cuanto a la z es un préstamo fonético de la lengua árabe (no defecto), mediante el cual las letras bifurcaron hacia, la c, la z o la s. Si se mantiene la z en Iberoamérica se debe a que los primeros españoles que llegaron fueron andaluces (sobre todo sevillanos, 60%) y de ahí el “ceceo”, ya que por aquellos pagos se acostumbraron a escribir los apellidos tal y como sonaban.

Una vez especificado esto hay que apuntar que el apellido tuvo su primitiva casa solar de gran nobleza en la villa de Ortigosa, perteneciente al partido judicial de Torrecilla de Cameros, y de éste dimanaron otras ramas establecidas en diferentes lugares.
Por su parte el “Formulario de Armería”, de Miguel de Salazar, afirma que este apellido procede de una rama del linaje Ortega, sin indicar que rama fue esa; que tuvo casa solariega en la villa de Santillana, de la montaña de Cantabria, y que pasaron a la Rioja algunas de sus líneas, radicando en las villas de Fuenmayor y de Navarrete, del partido judicial de Logroño, pasando posteriormente a Galicia y Portugal.



Pues tengo una razón más.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal