lunes, 14 de enero de 2013

Lanseros y Tembrás.



A veces con las imágenes, siempre tomadas de Internet, soy atrevido ¡Mis disculpas a quien le puedan molestar! Pero trato de llamar la atención hacia el blog, por cualquier medio, bajo cualquier circunstancia. Imito a Dalí, que los escaparates de una joyería de las más importantes de Nueva York, los llenó de jamones, y alguna joya. Una manera de solicitaros vuestra parada, de procurar vuestra atención, y así aprovechéis a ver los apellidos. Mi trabajo me cuesta hacerlos. Alguien, sin idea, señala que tendría que poner en un blog de apellidos, el blasón de la familia. Y reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de los que tengo, y entre otras cosas no puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP, siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes se puede consultar. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido, para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares en imitación de papel pergamino, pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 300.000 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.




¡Lo que llevas fumado, para ver si encontrabas tu apellido! Te dije que fumar es malo.

Lanseros
Dice determinado autor que el apellido Lanseros tiene su origen en Sancho III, rey de Navarra, que queriendo conquistar tierras castellanas, establece un campamento de lanceros en el triángulo formado por León, Zamora y Sanabria, bien abastecido de agua y cobijado entre bosques y montes. De esta manera se convirtió en una villa creada por soldados navarros y más tarde leoneses que tras las batallas desean volver donde sus mujeres e hijos les aguardan, bajo la tutela del Infante García. Y es que estos soldados necesitan provisiones, víveres, divertimentos, por lo que lo un simple campamento se va convirtiendo con el tiempo en una pequeña villa llena de tropas y mercaderes. El nombre de Lanceros declina con el tiempo y por la influencia Astur-Leonesa en el nombre de Lanseros.
Río Negro, en Lanseros.

Desde luego que esa podría ser un proceder completamente acertado si quedase constancia fehaciente del mismo. Si ese fuese el verdadero paso de Lanceros a Lanseros, y más cuando existe una población de este nombre en tierras sanabresas.

Podemos asegurar que el poblado zamorano es el verdadero origen del apellido, sin ninguna procedencia Navarra, y sin el cambio de letra apuntado, conclusión a la que hemos llegado tras no pocos estudios, y del que esto es una pequeña parte.

Han pasado a Colombia, Méjico y Estados Unidos.



Tembrás
Poco después de aquel feo asuntillo de Adán y Eva, y prácticamente desde que el “homo” empieza a ser “sapiens” se inicia la formación de los nombres y apellidos. Con ellos se quiere distinguir a un individuo dentro de la familia, y como el nombre no es suficiente, se va a utilizar un apelativo, que proviene del latín “apellitum” y que a su vez procede de “apellare”, es decir llamar, y este si sirve para distinguir a unos individuos de otros; aunque el apellido, tal y como le conocemos, no se pone de moda hasta el siglo XIII.

Si aceptamos la hipótesis de que este es un apellido toponímico, es decir, formado a partir de una alteración geográfica, podemos localizar su raíz en los bellos y accidentados parajes gallegos, pues que es una aldea en el municipio de Somozas, parroquia de Santa María de Recemel, y partido judicial de El Ferrol, en la provincia de La Coruña.

Dores Tembrás, una joven poeta galleha.
Su distribución se encontraba en Galicia en torno a las comarcas de Ferrol, Ortegal y en As Mariñas lucenses.

Otras ramas de esta familia han emigrado a Cuba, con residencia actual en La Habana y a Buenos Aires, en la Argentina.

En Estados Unidos se les localiza en Florida y New York.

Y hay una poeta, Dores Tembrás, nacida en Bergondiño en 1979, doctora en Filología Hispánica,  especialista en la obra poética de Alejandra Pizarnik, quien piensa que la poesía es un ejercicio de comunicación en los niños.






Esto quiere decir que nos vamos.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal