miércoles, 27 de febrero de 2013

Flores y Fernández.




Sin palabras.


A veces con las imágenes, siempre tomadas de Internet, soy atrevido ¡Mis disculpas a quien le puedan molestar! Pero trato de llamar la atención hacia el blog, por cualquier medio, bajo cualquier circunstancia. Imito a Dalí, que los escaparates de una joyería de las más importantes de Nueva York, los llenó de jamones, y alguna joya. Una manera de solicitaros vuestra parada, de procurar vuestra atención, y así aprovechéis a ver los apellidos. Mi trabajo me cuesta hacerlos. Alguien, sin idea, señala que tendría que poner en un blog de apellidos, el blasón de la familia. Y reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de los que tengo, y entre otras cosas no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido, para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 300.000 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.





Flores
Según diversos tratadistas este apellido tiene el mismo principio que el de Flórez, estando su origen en el nombre propio de Froyla o Fruela, que se convierte en el patronímico Froylez o Frolaz, que va corrigiéndose en Flórez, y evolucionando en otras familias hacia Flores.

Como patronímico no se puede decir que cuantos así se llaman sean todos descendientes de una misma familia, pues puede surgir, a la vez, en diferentes lugares. Además se pudo aplicar como piropo a alguna familia, que con el tiempo le dejase como sobrenombre para distinguirse de sus vecinos.

Del apellido proveniente de Asturias, se considera tronco de este linaje al Infante Asuar Fruela, hijo bastardo del Fruela II, rey de León, Oviedo y Galicia, y de su mujer Núnila Ximena. Asuar casó con Ximena, hija del conde Guisvaldo, rico-hombre de Alfonso el Magno, mayordomo del monarca y su embajador en Roma.
En una lauda sepulcral de una familia vienesa,
en la catedral de Viena. Siglo XVII.

Descendientes de los antiguos solares asturianos fueron los señores de la Torre de Flores, en las márgenes de río Babias, en el reino de León que pasó a establecerse en ese lugar en los primeros tiempos de la reconquista. De allí pasaron al resto de la península. También lo fueron de otra Torre, en el lugar de Robledo.

Algunos genealogistas cuentan que en tiempos de Mauregato, los Flores se encontraban muy perseguidos por este monarca, por ser deudos muy inmediatos de la casa real, librándose muy pocos de su furia y crueldad.

Todo ello, o en parte (que nos perdonen los antiguos escritores), hay que ponerlo entre preguntas ¿será verdad? De cualquier manera escrito está, y nos limitamos a reseñarlo.


Fernández
Este es uno de los clásicos apellidos de carácter patronímico. Viene del nombre propio Fernán o Fernando. Es de origen germánico, contracción de Ferdinando, y del gótico Firthunands, de firthu, paz y nands, audaz, atrevido. Lo que se traduciría en "El que es capaz de cualquier cosa por conseguir o hallar la paz". Por esta característica no se puede situar el apellido como oriundo de una sola región, ya que este nombre propio era uno de los más corrientes en la España medieval.
La "querida" y votada Cristina Fernández,
presidenta argentina.

Acogiéndonos a la opinión del historiador y académico Francisco Piferrer, en su documentado escrito titulado “Nobiliario de los Reinos y Señoríos de España”, quien dice: “Fernández.- La opinión más admitida entre los genealogistas de mayor crédito... es que el patronímico Fernández resonó entre los godos antes de la invasión sarracena, perteneciendo ya en aquella época a uno de los egregios linages que mas favorecieron la elección y jura del rey Dn Pelayo concurriendo a tan solemne acto Toribio Fernández con 300 caballeros y de este valiente capitán se pretende que descienden los caballeros del apellido Fernández, que fundaron sus casas solares en el reino de Asturias y otras provincias, formando diferentes ramas que a porfía se han esforzado en aumentar la fama y renombre de tan antigua como ilustre casa.”

Y digo yo ¿qué imaginación tendrían todos estos autores para aportar tal repertorio de datos? Los apellidos no estaban inventados en tiempos de Pelayo… Lo que si me importa es dejar constancia de lo escrito sobre el mismo.


De uno en uno, aunque se cambie, siempre se conservará su apellido.

Etiquetas: , , , , , , ,

1 comentarios:

A las 12 de marzo de 2013, 18:05 , Blogger Rosa ha dicho...

Enrique, me ha gustado mucho, el que es capaz de conseguir cualquier cosa por conseguir la paz, e bonito , no? Gracias por compartirlo conmigo. Un saludo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal