martes, 19 de febrero de 2013

Bueso y Romualdo.





¡Que te quiero..., ovarios!

A veces con las imágenes, siempre tomadas de Internet, soy atrevido ¡Mis disculpas a quien le puedan molestar! Pero trato de llamar la atención hacia el blog, por cualquier medio, bajo cualquier circunstancia. Imito a Dalí, que los escaparates de una joyería de las más importantes de Nueva York, los llenó de jamones, y alguna joya. Una manera de solicitaros vuestra parada, de procurar vuestra atención, y así aprovechéis a ver los apellidos. Mi trabajo me cuesta hacerlos. Alguien, sin idea, señala que tendría que poner en un blog de apellidos, el blasón de la familia. Y reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de los que tengo, y entre otras cosas no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido, para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 300.000 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.



Bueso
Sospecho que el apellido Bueso viene del nombre propio de varón Boiso o Boyso, utilizado por la descendencia del primitivo Boyso, derivado a Bueso. En Asturias, único lugar donde se ve el nombre, hay un Boyso Suarez a finales del siglo XII, que deja varios hijos, entre ellos una María Boyso (en el mismo escrito María Bueso), que casa con Fernando Rodríguez de Solís.
Rosalinda Bueso ex embajadora de Honduras en Méjico.

Originalmente el apellido podría remontarse  al siglo X, siendo dos las hipótesis de trabajo. La una afirma que puede ser derivación de ‘Bos’, ‘Bosio’, ‘Boiso’, ‘Bueso’ (siendo la voz Bos de origen germánico). La otra, adentrándonos el terreno de la leyenda, afirma que proviene de Fañe Ovéquez, un guerrero del norte que luchaba contra los moros, y llevaba siempre consigo dos enormes sabuesos con los que los destrozaba. De ahí su apellido quedaría como Ovéquez "El Bueso", denominación, esta última, que quedaría como apellido para sus descendientes. Indistintamente se ha escrito como Hueso y Bueso, aún en un mismo escrito.

Escriben los genealogistas que el apellido es originario de León, encontrándose su primitiva casa solar en la villa de Grajal de Campos, partido judicial de Sahagún, en la provincia de León. Se extendieron por otros lugares de Castilla y pasaron a Andalucía. Otra rama se encontraba en Aragón.

En Navarra tuvo casa solar en la ciudad de Olite.

En Valladolid tuvieron casa en Medina del Campo, documentada en 1510.




Romualdo
El apellido Romualdo es sobrenombre hagiográfico, es decir que procede del deseo de una familia en pedir la mediación a determinado personaje celestial, inspirado bien en una devoción especial, o por ser ese el santo del día de nacimiento de quien lo adopta.

Egidio Romualdo Duni, compositor italiano.
La traducción de Romualdo sería “que domina la fama”, y el santo a que representa pertenecía a la familia noble de los Onesti, duques de Ravena. Como persona joven llevaba una vida disoluta, turbulenta, pero esta cambia radicalmente al presenciar en un duelo entre su padre y un pariente, la muerte de este. A partir de entonces quiere vivir a solas con Dios, y después de conocer la vida religiosa en Ravena, decide fundar la orden Camaldulense, de ermitaños contemplativos aislados en silencio y en ayuno continuo.

De esta manera no está muy claro si cuantos lo llevan pertenecen a la misma familia, pues un apellido así concebido puede nacer en varios lugares a la vez, con el único nexo de su identidad geográfica. Lo que se confirma al comprobarse que también existe en Italia y Portugal. En el primer lugar se encuentra, entre otros lugares en Catanzaro, Avellino y Teramo, y en Leiria en Portugal.

En España son varios los lugares donde se detecta su presencia, desde tiempos antiguos, como Valladolid, o en Corralones, en Pravia.

Por sus características hagiográficas se encuentra en diferentes lugares latinoamericanos. En Brasil emigraron a Santa Catarina, Porto Feliz y Sao Paulo. En Bolivia, en Sucre, estado de Chuquisaca. En Perú, en Chiclayo, en Lambayeque y en Mangas, estado de Ancash. En El Salvador, nacieron en Izalco y en Armenia. En la República Dominicana, estuvieron en San José de las Matas, Altamira de Puerto Plata y en Santo Domingo.

Donde más se diversificó el apellido es en Méjico y Filipinas.



Me escriben en un comentario, que por ser anónimo no puedo contestar, que me confindí en el apellido Cintrano.
Menos mal que lo que en él digo no se da como certero. ¡Vean, vean!

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal