martes, 5 de marzo de 2013

Reques y Velasco.




Efectos del photoshop.

A veces con las imágenes, siempre tomadas de Internet, soy atrevido ¡Mis disculpas a quien le puedan molestar! Pero trato de llamar la atención hacia el blog, por cualquier medio, bajo cualquier circunstancia. Imito a Dalí, que los escaparates de una joyería de las más importantes de Nueva York, los llenó de jamones, y alguna joya. Una manera de solicitaros vuestra parada, de procurar vuestra atención, y así aprovechéis a ver los apellidos. Mi trabajo me cuesta hacerlos. Alguien, sin idea, señala que tendría que poner en un blog de apellidos, el blasón de la familia. Y reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de los que tengo, y entre otras cosas no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido, para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 300.000 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.




Reques
Linaje del que se conoce su asiento especial en Castilla, aunque no se puede asegurar este origen ya que no se ha encontrado demasiada información fiable. Geográficamente se encuentran Los Reques, hoy inexistente, pero localidad mencionada por Juan Martín (El Empecinado) en 1814 y que debía estar en las proximidades de Tortosa.
Pedro Reques Velasco. Los dos apellidos de hoy unidos.

En lo que si tenemos seguridad es su larga permanencia en Otero de Herreros, en la provincia de Segovia.

Otro de los nacimientos barajados es que sea apellido autóctono de Perú, porque en este país, en la zona de Patapó, existe el río Reque, en singular.

Y aparte de Perú el apellido se ha localizado en Argentina, Bolivia y Méjico, aparte de Estados Unidos, y Filipinas.

Como apellido catalán en 1626 se encuentran noticias del mismo en Castelló de Empuries, en Gerona.




Velasco
Un poco de leyenda viene bien cuando se  informa que hubo entre los godos muchos varones eminentes llamados Velascuto y Velascón, de quienes descienden los primitivos Velasco, pero como la grafía es inestable, dentro de una misma familia se vio escrito Velasco, Belasco, Velasca y Belasca (estos en su forma femenina).

Desde los primeros tiempos de la Reconquista existía este linaje con solar conocido, como lo prueba la crónica del conde Fernán González, en la cual se dice que en la batalla de las Hacinas, que el conde ganó al rey moro de Córdoba, armó dos caballeros de este nombre.

Concha Velasco, actriz española. Premio Goya a toda
su carrera.
Otra referencia sobre este linaje nos la ofrece José Justo Aguirre, rey de armas de Fernando VI, en su manuscrito titulado “Minutas Genealógicas”, donde se escribe: “De los Velasco.- Son por agora los de Velasco grandes señores en especial el Señor de la casa principal ques Conde de haro y condestable decastilla es casa muy Rica el comienço de su grandeça fue el Rey don en Rique el Justo padre del Rey don joan el segundo Cadio (que dio) adon pere fernández de Velasco grande patrimonio y después el Rey don Juan dio a su hijo a haro y aserejo y bel forado que era del rey de nabarra y lo hizo Conde de haro...

Es decir que es noticia bien fundada que, a fines del siglo XV, floreció en Castilla Pedro Hernández de Velasco, a quien el Rey Juan II dio el título de Conde de Haro, y en el año 1475 el Rey Enrique IV, hijo y sucesor de Juan, le nombró Condestable de Castilla, alta dignidad que obtuvieron después sucesivamente y sin interrupción siete de los ilustres descendientes de Pedro; de modo que su casa pudo llamarse por excelencia la casa de los Condestables de Castilla.



Quien haya visto el comentario del apellido Anera, puede pensarse que mi nariz ha crecido esta noche...
Es ficción... Puras imágenes para atraer lectores. El comentarista ya es un amigo.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal