viernes, 26 de julio de 2013

Robert y Mazpule.


Tal vez puse flores, pero aunque tarde quiero dejar estas otras aquí, acompañadas de esa cruz, para decir, a quienes
perdieron un ser querido en el tren de Santiago de Compostela, que estoy con su dolor, que su
sufrimiento lo hago mío.


Ya son 559 apellidos en el blog.

Creo que la seriedad con que abordo el contenido estrella de este blog, el origen de los apellidos, no implica que no pueda añadir imágenes agradables, entretenidas, divertidas a veces. Y eso hago, para que usted aborde el tema del origen de su apellido con distensión. ¡Que así sea! Ah, en “Libros de Heráldica y Genealogía” (en los enlaces de esta página) puede solicitar la historia completa del apellido (en esa página ver y pinchar Investigación Genealógica en la columna de la izquierda). Se lo entregan de forma similar a la aquí expuesta, o como ustedes prefieran.
Utilizo imágenes que aparecen en Internet. Suplico disculpas a sus propietarios (Si alguna de las imágenes infringe o vulnera la privacidad o los derechos de autor, ruego que os pongáis en contacto conmigo para retirarla inmediatamente).
  

Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de las referencias que tengo y que, entre otras cosas, no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes, o donde,  se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido (abuelos, bisabuelos, etc.), para ello hay otros expertos genealogistas colaboradores de la librería. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros o nuestros colaboradores a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 304.870 apellidos (incluidos los extranjeros que se encuentran actualmente viviendo en España, y de los que hay mas de 5 individuos, o de aquellos militares que a lo largo del tiempo han sido oficiales españoles y extranjeros de nuestro Ejército) y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.




Robert
Francia es el lugar desde
donde este apellido pasó
a Cataluña.
Juan Baños de Velasco, quien se intitula “rey de armas de Felipe IV, y de su hijo Carlos II”, en su manuscrito titulado “Nobiliario General de España”, al ocuparse de este linaje, escribe que procede de Francia, de donde pasó a Cataluña.

Sin duda se castellanizó, tomando la modalidad de Roberto, ya que los escudos usados por los apellidados en una y otra forma solamente varían en pequeños detalles.

En 1343 se origina un litigio entre los jurados de la ciudad y reino de Mallorca y los caballeros, y generosos "e de quienes de privilegio militar gozaban" en la ciudad, sobre la contribución que esta clase social debía de hacer en derecho de 'molitja' (molienda).



Mazpule
"Jinetera" es la primera novela de la
escritora cubana, residente en Estados
Unidos.
Nada nos informan los genealogistas hispanos sobre este apellido, que a nuestro modesto entender, es Cántabro, a pesar de que una rama del mismo se instalase en Salamanca, mientras otra lo hiciese en Colmenar Viejo (Madrid), y que correspondía a unos ganaderos de finales del siglo XIX.

Ramas de esta familia vivían en Ojébar, en el municipio de Rasines y partido judicial de Ramales.

En el catastro llevado a cabo por Zenón de Somodevilla, marqués de la Ensenada, en 1753, en Cantabria, a esta familia también se les conocía como Madpule, como antiguamente se escribíó el nombre, aunque prevaleciese la forma actual. Otro posible error de los escribanos pudo ser Mazpole, o Mazpulle.




No se decir más, sino adherirme a vuestro dolor.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal