sábado, 6 de abril de 2013

Valera y Olivares.



Último modelo en faldas.
Para ir bien aireadas.
Para la buena visión de los caballeros.
Para lucir las piernas.
Para lo que quieran unas y otros.


A veces con las imágenes, siempre tomadas de Internet, soy atrevido ¡Mis disculpas a quien le puedan molestar! (Si alguna de las imágenes infringe o vulnera la privacidad o los derechos de autor, ruego que os pongáis en contacto conmigo para retirarla inmediatamente). Lo que trato es de llamar la atención hacia el blog, por cualquier medio, bajo cualquier circunstancia. Imito a Dalí, que los escaparates de una joyería de las más importantes de Nueva York, los llenó de jamones, y alguna joya. Una manera de solicitaros vuestra parada, de procurar vuestra atención, y que con recurso tan discordante aprovechéis a ver los apellidos. Mi trabajo me cuesta hacerlos. Alguien, sin idea, señala que tendría que poner en un blog de apellidos, el blasón de la familia. Y reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de las referencias que tengo y que, entre otras cosas, no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes, o donde,  se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido (abuelos, bisabuelos, etc.), para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 302.100 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados “raros” o de difícil localización.

Quiero que quede claro que yo trato de poner lo más estricto sobre el origen del apellido, cualquier apellido, y EyP son los expertos en estudiar el verdadero origen y significado del mismo. En un breve informe de un folio, bellamente ilustrado, describen su origen, y los lugares donde se encontró, personajes ilustres y quienes lo llevaron a lo largo de los tiempos, bien sean nobles o no, pues opinan que no todos cuantos lo utilizan pertenecen a la nobleza. En ese pequeño dossier se incluye un blasón utilizado por alguno de los miembros de ese apellido, aunque, insistimos, el escudo pertenece a una familia concreta y sus descendientes directos. Además, si en lo que estás interesado, es en una exposición más completa, ellos te la darán impresa sobre papel pergamino. Y lo mismo te facilitan un árbol genealógico o tu propio blasón, que también lo pueden crear, aunque posteriormente haya que pasarlo por el notario, al no existir Rey de Armas, para que de Fe del mismo, y nadie te lo pueda copiar. Insisto, son ellos y no yo. Lo que a mi si me atañe es que os haya podido AYUDAR y AGRADAR.




Valera
Casi todos los genealogistas españoles coinciden en que esta ilustre casa procede de una de las nobles familias patricias romanas que florecieron antes de Jesucristo, en la que hubo muchos cónsules, pretores y otros honoríficos cargos, con el nombre de Valerio y que dieron origen a la familia Valeria o Valera, que con las legiones romanas pasaron a España estableciéndose en la antiquísima ciudad de Valera, a la que dieron nombre, en el obispado y provincia de Cuenca, y de la que en un antiguo manuscrito se lee que "quedan mui cortos vestigios a causa de que de sus ruinas se fabricaron tres aldeas que conservan su nombre a saber: Valera Quemada, Valera de Suso y Valera la vieja". Actualmente Valera de Arriba y Valera de Abajo.
 
Juan Valera.
Una procedencia que llenaba de orgullo a quien hubiese encargado la genealogía que iba a pagar. El dinero con estos datos se convertía en rentable y se podía presumir de apellido. Sin embargo hay que aterrizar de esa especie de nube y pensar que el apellido pudo nacer en alguno de estos pueblos conquenses, y hasta que sus primeros poseedores  fuesen hidalgos, pero de eso a remontarnos a tan longevos tiempos sin poderlo demostrar va un abismo

Podemos afirmar con Julio de Atienza, en su "Nobiliario Español", que este es un linaje aragonés, que pasó  Andalucía.

Creer como el cronista Francisco Zazo y Rosillo que los de este apellido son naturales de Castilla la Vieja, y tienen casas solares en Santillana y Córdoba.

Pedro de Lezcano, en su manuscrito titulado "Historia de los conquistadores de Andalucía", dice bien que los de esta familia se distinguieron en la conquista de Andalucía.

Si queda claro que hubo diferentes casas solares de este apellido sin nexo común entre sí. Una de ellas radicaba en el lugar de Grajal de Ribera, perteneciente al partido judicial de La Bañeza (León). Andrés Díaz recoge otras casas en el Reino de Toledo y en La Mancha, donde hay muy buenos hijosdalgo, mientras que Juan Baños de Velasco los consigna como originarios de Portugal.



Olivares
Son diversas las casas solares de este apellido, y que han tenido su cuna en diferentes localidades españolas, a lo que ha podido contribuir el nombre de pueblos y aldeas que se distribuyen por nuestra geografía, como en Pontevedra, Granada, Albacete, Valladolid, Cuenca, Zamora y Sevilla.

De la serie "Aida" Melani Olivares. Que en la serie va de...
pero es una gra madraza. 
Una línea de esta casa prosperó en la montaña de Cantabria, con afincamiento en el lugar de Retuerto, perteneciente a la Junta de Cudeyo. Sus líneas pasaron a Castilla la Vieja, creando nuevas casas, entre las que figura la que radicó en la ciudad de Zamora.

Es probable que también fuera originaria de la Montaña de Santander la familia de este apellido que hizo su asiento en la anteiglesia de Ceánuri, del partido judicial de Durango, en Vizcaya.

Otras familias Olivares moraron en la Mancha, siendo de notoria hidalguía la avecindada en la villa de Castillo de Garci-Muñoz, del partido judicial de San Clemente, en la provincia de Cuenca. Sin duda procedió de la villa de Olivares, perteneciente al citado partido judicial. De esa antigua casa dimanó la rama que pasó a Canarias, entroncando allí con las muy distinguidas de Castillo y de Maldonado, por lo que se apellidó Castillo-Olivares y Olivares Maldonado. Otra línea de los de este apellido en la provincia de Cuenca, radicó en la villa de Villar del Águila, del partido judicial de Huete.

Muy principales también fueron las familias Olivares manchegas que moraron en la ciudad de Toledo y en la villa de Tobarra, del partido judicial de Hellín, en la provincia de Albacete. De esta procedió la anteriormente citada de la villa de Villar del Águila.



¿Seré yo igual? La sabiduría le mana.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal