lunes, 22 de abril de 2013

Gilolmo y Andrea.





Decíamos ay…hoy, que hago caso a mis maestros que dicen que este blog es serio, que escribir sobre el origen de los apellidos no está para cometer frivolidades, y por tanto no se pueden incluir imágenes “atrevidas”. Doy marcha atrás, rebobino mi pensamiento. Dalí era un genio, pero los jamones de él, no eran los míos. Continuaré utilizando imágenes que aparezcan en Internet, pero de otro carácter. Ruego disculpas a todos aquellos a quienes haya podido ofender (Si alguna de las imágenes infringe o vulnera la privacidad o los derechos de autor, ruego que os pongáis en contacto conmigo para retirarla inmediatamente). Así y todo me gustaría llamar vuestra atención, y que comprobaseis si está vuestro apellido, y si no, podéis pedírmelo. Cambió las imágenes, pero no pondré un blasón, puesto que sigo diciendo que no puedo colocar el escudo de la familia, porque reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN, a pesar de todo lo que salga en la web. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de las referencias que tengo y que, entre otras cosas, no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes, o donde,  se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido (abuelos, bisabuelos, etc.), para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 302.276 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados “raros” o de difícil localización.




Gilolmo
Emilio Gilolmo, telefónica en Iberoamérica.
Ningún tratado de genealogía se ocupa de este apellido, que a todas luces es compuesto por Gil y Olmo, al igual que en los casos parecidos de Gil Cano, Gilsanz, Gilvelasco, etc. Por tanto no es exacto su lugar de nacimiento, pero bien podría ser en las localidades de Cifuentes,  Sigüenza o Pastrana, o alguna otra localidad de Guadalajara, pues aunque el apellido se da actualmente en Madrid, hay algunos distribuidos por localidades guadalajareñas. De cualquier manera, por su cantidad, no parece que el linaje sea muy antiguo. Y precisamente de la primera localidad es de donde mayor número de datos disponemos.

Las diferentes noticias que se han podido reunir comienzan en 1839, sin poder llegar a la composición del apellido, y teniendo en las listas de votantes de Cifuentes uno de nuestros principales informadores. Ese año es elector Eustaquio Gilolmo. Antonio Bravo Gilolmo, es interventor votante en esa localidad en 1879.

Por el primer cuarto del siglo XIX en Madrid realiza su trabajo un médico, precisamente madrileño.



Andrea
No cabe duda que los de este linaje tienen sus principios en Italia, donde se hacen llamar D’Andrea, y allí son de Génova, de donde vinieron a Portugal y a España, dejando en ambas naciones su apellido.
 
Paula Andrea Ledesma
También los hay en  Francia y otras naciones. En Francia, los Andrea, son de Lille, ennoblecidos desde el 13 de marzo de 1611.

Nunca podemos olvidarnos que puede nacer del nombre propio Andrea, femenino de Andrés. Del griego ‘Andréas’, ‘Andreios’, varonil, masculino. Pero son varios quien lo han confundido con Andrés.

En Cataluña hubo otra casa solar en Constantí (Tarragona), documentada en “El Fogatge de 1553”, de Josep Iglésies mandada realizar en esa época.

De cualquier manera, la hipótesis más generalizada opina que este apellido es de origen italiano.

Juan d'Andrea era escudero del rey don Fernando el Católico.

Juan de Andrea, nacido en Nápoles, Italia, por 1525, muere en Chiloé (Chile), por 1575.




Con libros, y una taza de café/te meditaré sobre el futuro de las ilustraciones que os iba poniendo.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal